Por - - 0 Comentarios
6 Flares 6 Flares ×

Los bigotes en los animales constituyen un órgano sensorial, ya que los mismos se encargan de captar las características del ambiente que les rodea; así por ejemplo durante la noche o en sitios oscuros, los bigotes ofrecen información al animal tanto de la temperatura como de movimientos y de esta manera se percatarían de la presencia de otros animales u objetos a su alrededor.

En el caso específico de los gatos, los bigotes son una parte esencial. Esos pelos largos que tienen los gatos en su hocico nunca deberán ser cortados, a diferencia de los perros. Si se hiciera, se estaría trastocando su seguridad, movimientos y orientación. Entonces, se podría decir que, para los gatos, los bigotes cumplen funciones vitales, ya que trabajan como sensores que informan a la mascota acerca de su entorno, por ejemplo, son detectores del viento, lo que les permite detectar con mayor exactitud la procedencia de los olores.

Además de esto, los bigotes cumplen funciones como la de avisar la distancia de aproximación al suelo durante una caída o, más interesante aún, de si serán capaces de entrar en un determinado sitio o agujero, ya que los bigotes son tan largos como el ancho del cuerpo del gato. Así mismo, los bigotes protegen los ojos del gato al advertirle sobre la cercanía de objetos que pudieran herir esta delicada zona.

Como puedes ver, los bigotes son unos de los receptores más importantes del tacto de tu gato. Son pelos el doble de gruesos que los demás y se hunden tres veces más en la piel, y, son tan importantes, que son los primeros en desarrollarse en el útero durante la gestación. El gato tiene cuatro tipos de mechones de bigote: esos que nacen en las almohadillas del bigote, los que crecen en los ángulos externos de los ojos, los que salen por encima de los ojos y los que crecen en la barbilla. Verás que tu gato también tiene mechones de pelo en la parte de atrás de sus patitas delanteras.

Los gatos pueden decidir cómo mover sus bigotes de forma voluntaria. Normalmente, los moverá hacia adelante para saludar, y hacia atrás para protegerse cuando está comiendo o peleando. Al ser tan sensibles, a algunos gatos no les gusta que le toquen los bigotes, es por ello que debes evaluar el comportamiento de tu gato al momento de acariciar esta zona. Igualmente, observa su conducta al momento de comer y beber de platos que podrían ser muy hondos o pequeños para su sensibilidad particular.

6 Flares Twitter 3 Facebook 1 Google+ 2 Pin It Share 0 6 Flares ×